jueves, 4 de marzo de 2010

la guerra es una droga

Obligado en parte por la cantidad de nominaciones a las estatuillas doradas, en parte por seguir la filmografía de esta atrayente directora (Le llaman Bodhi, Días extraños), he ido a ver En tierra hostil, que cuenta la vida de una patrulla de desactivadores de explosivos en la Bagdag después de Sadam.

Kathryn Bigelow, alguna escena impactante, pero no saltarás de la butaca

Tres soldados, un artificiero y su escolta de dos hombres. Uno es un adicto a poner su cuerpo al límite esos instantes previos a desactivar una bomba, ya lleva 873, pero cualquiera puede ser la última. Fuera de ahí es un ser completamente disfuncional. Otro vive en continua tensión, pensando que cualquier día puede ser el último (por ello sus charlas con el psiquiatra de la unidad) y el último piensa que respetando el reglamento, haciendo las cosas de modo eficiente, está a salvo del peligro. La vida de unos hombres en un país extranjero donde todo el mundo parece mirarlos mal.

si es esta es la mejor película de acción del año, el 2010 será para la comedia romántica
(en espera de la nueva de Matt Damon tras Bourne)

No se juzga la guerra. Es el día a día de esta unidad en Iraq, igual podría ser en cualquier otro lugar. Son voluntarios, como los cazarecompensas que también aparecen en la película. Les gusta la guerra, la acción, son adictos a la adrenalina que eso les produce. No son los únicos. A veces me he preguntado por qué toda esa tropa de periodistas de todos los colores y tendencias cubriendo un conflicto que aparece 45" en el telediario. Con dos cronistas y sus respectivos cámaras valdría, simplificando, uno de izquierdas y otro de derechas, o reduciendo todo a su mínima expresión, un cronista de cada bando, y ya está. Que vendan su material a las redacciones del resto del mundo y cada uno se lo componga como quiera. O los cooperantes, como si no hubiera desgracias en el cinturón industrial de las grandes ciudades, hay gente que le gusta ir a correr su dakar particular a un país en conflicto, a llevar ayuda dicen. Luego a rescatarlos. Que se vayan con los de Callejeros a reinsertar yonkis o hacer más habitables las chabolas donde se cobija la fauna que pulula por dicho programa, al acabar incluso se pueden ir al local de moda a tomarse un agua de importación. O si quieren inmersión total que jueguen a ser sin techo por unos días.

la madre del hijo del sargento James, tan dura como él en otra tierra hostil..

¿Guerras por la libertad o por el Capital? ¿Buscando fuera lo que no quiero ver en mi casa?

8 comentarios:

Mildolores dijo...

Bueno, no creo que sea eso. A veces es simplemente hacer el trabajo que les toca. Si encima les gusta, perfecto.
Y no voy a decir más.

davidiego dijo...

mildo,
de todo habrá y también soldados que lloran porque los mandan al frente.

Abel dijo...

Otra a la que le tengo ganas. Espero que también la traigan al pueblo. Vivimos en sociedades en las que por primera vez, varias generaciones no han conocido guerra alguna. Con o mayor o menor éxito avanzamos soportando y limando diferencias. Más que soldados, supongo que los mercenarios sí la consideran su profesión y su modo de vida. ¿Enganchados, dependientes? Parece de locos, pero seguro que para muchos de ellos es así. Hay gente pa tó.

Angel dijo...

Buena pelicula, la verdad. Muy recomendable, aunque es una pena que tengamos o tengan que seguir viviendo estas situaciones. En fin.

Quique dijo...

Hola David, esta creo que pasaré de verla...me sobra con los telediarios con tanta guerra, atentados suicidas, terremotos...en fin, pero gracias por tu analisis.

Un saludo
Quique

edecast dijo...

Uy! Post con mucha carga, mucha.
Tendría que dedicar un blog entero a esto que comentas. Aunque creo que estamos muy alineados.
Aunque nuestra posición, al final, posiblemente se utópica, irrealizable a todas luces... O bien cambiamos al hombre, o posiblemente tiene que haber (aunque nosotros nos vayamos) ejércitos, desactivadores de bombas y periodistas que lo cuenten...
Entonces... ¿Recomendable o no la peli?

davidiego dijo...

angel,
dicen de la profesión más vieja del mundo, pero la guerra es la ocupación más vieja del mundo.

quique,
míralo por el lado documental.

edecast,
como mucho para bajársela de la red, para nada pagar una entrada.

Anónimo dijo...

En mi opinion la pelicula resalta con creces el deseo de los voluntarios , adrenalina . Esa sensacion de que cada dia puede ser el ultimo , de que no tienes nada pendiente , unicamente debes sobrevivir dia tras dia , sensacion de estar vivo . Por eso la pelicula aclar al principio que la guerra es una droga.