domingo, 30 de noviembre de 2008

solidaridad

Acabo de ver a un hombre con una pulsera de goma. Igual a la amarilla que antaño tanto buscamos y que era considerada supercool. Esta es verde. No pone livestrong sino X la vida. aecc. Seguro que de éstas se vendieron menos. Yo también llevé la amarilla hasta que se rompió, la verde la guardé cuando me aburrí de ella. Pero seguro de que la verde alegraba más a este hombre, porque se sentía acompañado, porque era por él y por otros muchos que se hicieron estas pulseras.

La semana pasada me llegó una carta importante. Debía de serlo porque llegó desde muy lejos. Desde Nueva Zelanda. Y era importante. Porque me invitaban a donar dinero, y a invitar a mis amigos a hacerlo, a la asociación contra la fibrosis quística neozelandesa. Aparecía Cameron Brown con niños sonrientes que probablemente no superen la tercera década de vida. Iba a hacer una donación, pero luego he pensado que, aunque esta gente se lo haya currado implicando a organizaciones deportivas importantes, yo no conozco a esos niños, están en las antípodas. ¿Por qué no donar a una organización de ayuda española? Por cierto, buscando un enlace he encontrado que el día nacional de la FQ fue el sábado 21 de noviembre, ¿alguno os enterasteis?


Leyendo blogs amigos he llegado a la conclusión de que soy egoísta. Pero mucha gente es irreal. Una vez se abrió un debate en los comentarios proponiendo dejarlo todo e irnos con una organización médica de ayuda a asistir a quienes lo necesitan a un país extranjero, si es exótico mejor. Soy médico, tengo que hacer el bien ¿por ser médico? además ¿tengo que hacerlo lejos?


Creo que cualquiera dentro de sus posibilidades puede hacer mucho bien sin necesidad de salir del barrio. No hace falta dejarlo todo, vacunarse contra todo bicho existente, ni vestirse de safari. Un aplauso para los que se van y otro para los que se quedan y luego vuelven a dormir a sus casas después de ayudar a un par de manzanas de su acogedora casa. Programas de ayuda a ancianos en soledad, descarga de familiares de enfermos crónicos, niños en riesgo de exclusión, emigrantes, mujeres maltratadas.. que hablan en castellano y no en francés, swahili, o cualquier dialecto de la India.



Si queréis podéis aportar algo en la página del IM NZ (en breve), o podéis ayudar a cualquier organización de aquí, la que os caiga bien, la que comulgue con vuestras creencias, la que quede más cerca, la que figure en la camiseta de vuestro amigo, la que anuncien por la tele, la que esté de moda...
También podéis sonreir cuando crucéis vuestra mirada con alguien, o ceder el paso, o no usar el claxón, o no levantar la voz, decir gracias y por favor como si fueran vuestra marca de agua y todo ese montón de pequeñas cosas que hacen que la vida sea un poquito más bonita.

13 comentarios:

Furacán dijo...

Estoy de acuerdo, yo sólo añadiría que si das algo mejor que lo des de corazón, porque sale de ti, no para que los demás piensen lo bueno que eres.
De resto ya sabes que yo creo en el "egoismo positivo" :-)

Nacho Cembellín dijo...

La simiente está sembrada... ;). Buen post y buena aportación de Furacan...;)

davidiego dijo...

gracias Furacán por resumir la entrada, lo que yo doy o dejo de dar nadie lo ha de saber ;) aunque en breve me abriré la página para el que quiera aporte algo. Pondré el enlace en la columna de la derecha, aunque si preferís lo local, pues mejor.

(la verdad es que esta entrada se ha publicado sin querer, estaba como borrador, sin pulir y coincidió en fecha con otra de JMdL pidiendo para noséqué.. si nadie se ha leído el cuento... )

jaime vigaray dijo...

Creo que vas a disfrutar en NZ , si te subes a un autobús en la ciudad te creerás que todos conocen al conductor porque al bajarse le dicen "thank you" , no te equivoques ,no le conocen, son así de educados .
Y si vas en coche comprobarás para que sirve un paso de cebra .

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Buenas de lunes. Aprovecho para comentar de un tacazo tus dos últimos post. Vengo de pasar los últimos 3 días en un Hospital despidiéndome de un familiar, al que la próxima vez que vea, estará en ya en una caja... No es la primera vez que el paso por un lugar así me hace reflexionar sobre las tonterías de las que nos quejamos tan a menudo, y del poco esfuerzo necesario para provocar en alguien una sonrisa. Sin duda una de mis muchas asignaturas pendientes es ser un poco solidario con los que me rodean. Un abrazo para tod@s!

davidiego dijo...

un fuerte abrazo Manu.
al ir a verlo quizás hayas hecho su mundo y el de los que lo rodean un poco más bonito con tu apoyo.
a ver si te pasas más por aquí, o por lo menos publicas ;)
suerte en lo tuyo.

Talin dijo...

Siempre lo he dicho aquello está bien, pero sin olvidarnos de lo que tenemos a la puerta de casa. Seo lo que sea y como sea, todo es bueno. Un abrazo

Ramón Doval dijo...

Tú siempre dando que pensar. Dejémoslo en que somos "egoístas con moderación". Creemos que es obligación de los estados, o que no van a hacer un buen uso de nuestra aportación. El caso es que no muchos ayudan directamente a estas organizaciones (y digo "directamente", porque lo que financia el estado lo pagamos nosotros, que lo que da el zapa no lo heredó de su abuelo). No está de más ser solidario con quien de verdad lo necesita.

akela dijo...

Bueno vale pues seremos egoístas (yo no lo creo), pero lo que si creo y me esfuerzo es por no perder las "buenas costumbres" de hacer pequeñas cosas todos los días con las que me sienta bien y sobre todo que aporte algo a los que no están como yo.

Furacán lo bueno de todo esto es que nadie se entere de donde, como, y cuando hacemos algo de bien y como dice David hay tantos sitios y cosillas por hacer ¡¡tenemos tanto donde elegir!! cerca o lejos pero hagamos algo.

Esto también es un buen entreno.

Besicos

robert mayoral dijo...

qué pasada...y aveces nos aislamos del mundo y no somos conscientes de la mayoría de cosas que pasan a nuestro alrededor!

davidiego dijo...

jaime,
yo creo que esas pequeñas cosas nos hacen más felices a todos, y al serlo lo extendemos.

talin, ramon, akela, robert,
haz bien y no mires a quién ;)

sislen dijo...

Totalmente de acuerdo. A veces cuando te fijas en la cara de la gente cuando vas por la calle, cuando te tomas tu tiempo para verlos, por lo menos en ocasiones me pregunto: qué piensan, qué sienten... porque hay que ver las caras que llevamos de prisas, agobios... que cuando ves a alguien sonriendo piensas ¡mira qué feliz! Todo esto para decir que a veces miramos tanto al horizonte que no vemos lo que tenemos delante de nuestras narices. Siento el rollo! Besos.

edecast dijo...

Me quedo con la última reflexión. Cuanta razón tienes.