jueves, 28 de agosto de 2008

táctica y estrategia

Siempre he acariciado el secreto sueño de vivir de las rentas. De no tener que trabajar para vivir. Me gusta mi trabajo, muchas veces disfruto, pero no me gusta estar atado a un horario, o tener que aguantar todo, o no poder organizar mis días como más me guste. Sin embargo en esta ocasión no me queda otra que tirar de lo ahorrado desde aquel lejano noviembre. Si hasta hice mil kilómetros de bici en la primera quincena de este mes, con una natación y una carrera aceptable. Pero llevo quince días que estoy cansado, que no me apetece entrenar, que la más débil tentación, esa que lleva tiempo esperando agazapada su oportunidad, me vence. Apenas he hecho nada, seguramente esta sentida debilidad sea más a nivel de cabeza que de cuerpo, pero el domingo tengo que poner a los dos a trabajar. Y no sé si andarán por la labor.

Hoy sesión de carrera y natación, con bochorno y amenaza de tormenta. Hacer maletas, sobra bici por todos los lados y sin embargo me cuesta cerrar la maleta por culpa del manillar. Peluquero, rasurar piernas, supersiesta y ora otra vez a sestear para despertar dentro de un rato y conducir hasta la capital para coger el avión de las siete.
Es su primer viaje en avión y está austada. Es un viaje corto, a un campeonato del mundo, le he dicho. Se ha quedado dormida mecida entre plasticos de embalaje.


Amsterdam nos espera. Hace dos años el regalo de cumpleaños de la triviajera fue visitar el museo de uno de sus pintores favoritos, lo pasamos bien, pero los días eran cortos y lluviosos. Tras visitar el Amsterdam del Sur este verano, volvemos a la Venecia del Norte. Espero que ahora brille el Sol sobre sus canales y podamos visitar algún monumento que estaba cerrado la otra vez. Esta vez A. viene acompañada por su hermana, piensa que voy a estar demasiado ocupado con la carrera y se va a perder sin mi..
Así tendré tiempo para repasar la estrategia:
+ salir del agua,
+ disfrutar en la bici,
+ llegar como pueda.
y cumplir los objetivos:
+ sonreir en las fotos,
+ sonreir quince minutos después de llegar a meta.



A la vuelta descanso total. Quizás no del todo. Soy un chico fácil y una invitación a salir en bici puede ser muy duro de resistir...

7 comentarios:

Lucano dijo...

Buen viaje y mucha suerte entre canales. Y que en la próxima guardia no nos suene el dichoso timbre con las pizzas sobre la mesa, claro ;-)

ATALANTA dijo...

Mucha suerte. Seguro que aflojar en los entrenos estos últimos días te sentará bien en la carrera.
Como tú bien dices, intenta pasártelo bien.
Ya nos contarás.

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Mucha "mierda", que dicen los artistas... Lo vas a hacer muy bién. LLevas un buen fondo acumulado este año y la competición siempre incita a exprimirse. SObre todo disfruta de la experiencia, del viaje y de la compañía. Un abrazo para toda la expedición bloquera!!!!
Pdta: "EL entrenamiento está sobrevalorado"Jejejeje...

Ramón Doval dijo...

Bueno doc, dile a Ahi. que se pierda después de hacerte unas fotos, que nos decores un poco la crónica. Buen tappering,... y ahora a arrasar (creo que entre y tú y yo llevaremos una media de 9 IMs, así que salimos a 4,5 por cabeza, qué ilusión, jeje).

Talin dijo...

¿sonreir quince minutos después de llegar a meta?, de que vas!!!, te quiero ver con una de oreja a oreja máx. a los 5' de cruzar meta.

Disfruta y pásalo bien, el resto si se da mejor, pero no lo busques.

Un IronAbrazo

Javier dijo...

Gracias por tu comentario en mi blog. Y suerte. Hace falta mucha constancia para hacer lo que te gusta, eso que nos cuentas en tu blog. Me estoy enganchando.
"El Calvo"

Nacho Cembellín dijo...

Suerte monstruo.... al regreso sacar un instante y darme un toque que yo vivo a solo quince minutos del aeroperto y para regresar a Salamanca pasareis a menos de 500 metros de mi casa y de la Diego.