lunes, 11 de agosto de 2008

por una sonrisa


Eso es lo que nos mueve. Provocar una sonrisa a aquellos que queremos. Sonreir nosotros, porque también nos queremos. Sonreímos cuando conseguimos aquello que perseguimos, tanto más cuanto más esquivo nos ha sido y más nos ha forzado a superarnos.

No hace falta ganar una medalla para sonreir. Basta con haberlo dado todo, todo lo que teníamos. Todo lo que hemos ido acumulando durante esos meses de entrenamiento. Aunque no hayamos superado nuestro record personal. En unas circunstancias determinadas, con una determinada preparación hemos dado todo lo que llevávamos dentro.

Y este deporte es de fácil conformar. Podemos hacer una natación deslizándonos como nunca, con una orientación perfecta. O podemos vestirnos y desvestirnos más rápido que Superman. Podemos volar en la bici, escalar más rápido que nadie o adelantar a ese dorsal que siempre queda delante de nosotros. Podemos empezar andando la carrera, pero poco a poco ir haciendo cada kilómetro un poco más rápido. O simplemente no hemos hecho nada de lo anterior, pero somos finisher después de ese día de infierno que nos ha hecho pasarlo tan mal.

Con este calor. Con los Juegos, a determinadas horas zapeando. Con ese libro encima de la hamaca. Con el murmullo de la gente en las terrazas. Quizás con un poco de cansancio mental después de tantas semanas, he salido a trotar un rato. Y me he animado, primera mitad más rápido que en todas las semanas previas, y aún he corrido más rápido de vuelta, contando que es cuesta arriba. Y me han quedado ganas de sprintar. He sonreido. Y he olvidado la desgana de esta mañana en la bici.
Mañana a trabajar todo el día, pero espero encontrar el detalle donde se esconda esa sonrisa. Y no olvidaré compartirla. Las sonrisas compartidas se multiplican. Y saben mejor.

5 comentarios:

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Buen trabajo. Gracias a tu blog ,a pesar de esta mañana de lunes tan gris, una trisonrisa se me ha quedado prendida para todo el día. Taluego!

misstake dijo...

Da gusto cuando contagias ilusión, incluso desde este encierro medio forzado medio voluntario!
Un beso

diego dijo...

yo te vi sonreir en austria. te entiendo y por eso estoy de acuerdo contigo.
te capo la proxima vez que me pongas un correo a las 2 y pico de la mañana. me sono la pda y no veas que susto ( tengo a los niños fuera).
cuidate chulo.
diego.

robert mayoral dijo...

bonita y buena manera de tomarse la vida.....y es que si no hacemos así no seríamos felices...

misspink dijo...

Hola David! Me ha dicho Mario que no puedes acceder a mi blog... no sé por qué será, me llegan mensajes todos los días, así que imagino que la gente no tiene problemas. Inténtalo desde este link.
Besos