martes, 1 de noviembre de 2011

De tratados y líneas

Hace 500 años, en el Tratado de Tordesillas, las dos potencias mundiales de la época se repartieron el Mundo. Una línea trazada cien leguas al oeste de las Azores dejaba a su derecha los territorios portugueses, y al oeste, los de la Corona española.


Y mi motivación estableció una tratado con la pereza. Todos los entrenos realizados entre dos líneas se harían serios, no habría paradas, ni aflojar el ritmo por cualquier minucia, ni se postpondrían. Todos los entrenos con dorsal se cumplirían.

Y así me planto en la línea de la media maratón de Tordesillas, recién saliente de una guardia que duró una hora más, que acabó apenas una hora antes  en la que no nos dio tiempo a cenar. Dispuesto a cumplir un entreno de calidad, macado por ritmos, fácil planteamiento: diez minutos de calentamiento, treinta minutos a velocidad crucero, otros treinta un puntito más alto,  lo que quede a meta rodando fácil.

en la recta de meta

Nunca había estado en esta media y se hablaba de ella como dura por sus desnivel y los vientos, que esta vez no soplaron.


Todavía queda mucha gente que no lee Demonfit y sale desbocada en la salida, cuesta abajo me dejo caer y adelantar por todo el mundo. En la línea de salida plantee a mis amigos rodar juntos, pero con el disparo salieron desbocados.

con Mario García, preparando la maratón de Donosti

Coincide que el primer cambio de ritmo se da justo al pie de la subida más dura, y ahí dejo de ver la carrera como un espectador activo y adelanto posiciones. El resto de los kilómetros irán cayendo como si mis piernas llevaran el extra de control de velocidad de los coches, respetando los ritmos marcados al máximo, se  subiera o se bajara. Cuesta arriba en ocasiones había que apretar, cuesta abajo dejarse caer.  Tengo compañeros ocasionales como Mario, Abel y Alberto, que también salió a rodar, aunque menos tiempo que un servidor. Yo parecía un cohete espacial que cada vez iba más rápido y en cada fase iba desprendiéndose de motores auxiliares.

Buenas sensaciones, es una bonita sensación empezar desde atrás e ir adelantando gente. Quienes me veían desde atrás decían que me seguían a lo lejos cuando iba solo, que cazaba grupos y que al rato se desmembraban detrás de mi hasta que enganchaba con otro. Otra manera de correr esta de ir de menos a más.

¡este tío pega fuerte!

La pena fue cuando se acabaron los 70' de entreno como tal, disciplinado bajé el ritmo. Algunos de los recién adelantados me volvieron a superar y me quedé a punto de cazar al grupo de la primera chica. 


Día soleado y un entreno cumplido al milímetro con muy buenas sensaciones. Veremos si el camino acaba bien.


7 comentarios:

Xocas dijo...

Todo un ejercicio de control. ¡Qué seriedad en el trabajo! Estás hecho un propular (como sueles decir).

Pablo Cabeza dijo...

Solo siendo constante se recogen frutos... aunque unas veces llevemos la mente por un lado y el cuerpo por otro, lo importante sigue siendo no olvidar los objetivos esenciales, pese a las pequeñas crisis existenciales que a veces nos abocan a un pesimismo ó abatimiento más figurado que real.

La positividad debería siempre inundarnos para poder extraer conclusiones certeras y enriquecedoras.

Sigue así y en los momentos difíciles piensa en esos buenos momentos que no son sino el fruto del esfuerzo.

p

Furacán dijo...

Entrenamiento con dorsal pero el dorsal casi no se ve! Muy bien Dvdg, a que así acompañado se hace más ameno?

Angel dijo...

Como dices, muy buen entreno de calidad, y serio. Y si se ha disfrutado, mejor.

Enhorabuena.

Guille dijo...

Siempre mola más hacer los entrenamientos en buena compañia,te veo muy muy muy bien corriendo,e m'asustas!

davidiego dijo...

xocas,
en la salida costó no dejarse llevar, pero sobre todo a tres kilómetros de meta no apretar y pillar al grupo de delante.

pablo,
constante soy pero ya estoy muy vago.

no tengas dudas de que nunca olvidaré estos momentos.

gracias.

furacán,
yo las series las hago los miércoles, tú los domingos, pero me da pereza desplazarme a por un dorsal!

ángel,
hace un año hubiera firmado este tiempo, y es tercera mejor marca personal en un año.

guille,
ahora a mantener, y seguir progresando!

Atalanta dijo...

Te vi muy bien, muy fuerte, muy fácil. Me gustó correr contigo.Cuando dijiste que ibas a cambiar, no creí que todavía tenías esos motores auxiliares. A ver qué tal nos va el domingo.