jueves, 29 de enero de 2009

por qué soy casi feliz

No soy feliz enteramente como tampoco soy perfecto, es más, creo que ambas cosas no existen y que el intentar conseguirlas es lo que nos hace ser mejores cada día. Primero habría que definir que significa ser feliz o perfecto, habiendo tantas definiciones como humanos sobre la tierra, quizás si pudiésemos preguntar a los animales las definiciones se multiplicarían exponencialmente. Matemáticamente la felicidad sería el límite al que tiende la asíntota de nuestra vida, me conformo como estoy, quiero seguir como estoy, pero siempre se quiere más, es humano, como errar.



Soy joven, aunque hace años me haría gracia definir así a un treintañero, es más, desde que trabajo en la sanidad y sigo creciendo he ampliado el espectro de esta definición. Soy sano, no soy un prodigio de virtudes físicas pero me apaño con mi miopía y sin otras taras importantes, que de aquí a unos años pierda la coleta no es más que evolución. A falta de otros vicios que el deporte mi esperanza de vida, sin desearlo en ningún modo, se alargará estadísticamente por encima de la media. Luego están los accidentes y esas anomalías congénitas que se sólo se descubren en la autopsia.


Tengo pareja que me quiere y me entiende, que comparte conmigo un proyecto de vida. Que me enseña continuamente cosas y que hasta ahora ha aguantado mi ironía, perdonándome siempre con mayor o menor esfuerzo. Tengo unos padres que siempre están ahí, que me quieren y apoyan, aunque sea un renegado y un descastado, pero los padres siempre nos querrían, aunque fuéramos la misma encarnación de Belcebú y hubiérmaos vendido sus riñones para meternos unas rayas. Quizás ya no tengo amigos en el concepto de mejor amigo, a quien contar las penas, que suple o complementa a la familia, a veces más necesarios que ésta. Como Wilson y House, como el Chulo y el Joputa, como Heidi y Pedro.


No me quejo de la vida que tengo. De las cosas que se pueden comprar. Del trabajo que desempeño y me gusta, siendo tal vez el mejor de los trabajos que pudiera desempeñar. Aunque no sea de los mejores no soy de los peores, y procuro siempre dar lo mejor. Eso no quita que acabe harto de los de arriba, de los de abajo y de algunos de al lado, a veces incluso del sistema que regula las cosas y que es así porque es así.

Soy casi feliz y a mucha honra. Todo, absolutamente todo, es susceptible de mejora. Reivindico mi derecho a quejarme y a seguir haciendo lo que me de la gana y pueda. Llevo más de treinta años así, si no soy de otra manera quizás sean los genes o el ambiente, y ambos han venido del mismo sitio. No soy (un) amargado, pero las especias dan sabor a la vida, el exceso de azúcar da caries, y a la larga quizás diabetes...

10 comentarios:

Isadora dijo...

Eres casi siempre feliz y se te nota.

En mi caso no sólo me gusta lo salado, también lo dulce y lo agrio y muy poco lo ácido.

Jooooooooooooo, no lo puedo evitar, yo sí soy golosa!
Se me caerán los dientes?
:(

Furacán dijo...

Vaya ritmo de post... estooo... ya no sé que iba escribir...
bueno yo suelo definir la felicidad más como una actitud o una forma de entender la vida que como un estado a alcanzar, esto último ya sería el nirvana jejeje y equivaldría a salir del ciclo de la vida, como dicen los budistas mientras hay vida hay sufrimiento.
Pero, en fin... tal y como lo defines pues yo también soy casi feliz! aún sin pareja ni curro ni amigos super-íntimos... simplemente porque creo que vivo o intento vivir de acorde a mi propio criterio, eso si es un tesoro y no se puede comprar, a cuanto va el kg de paz interior?.
Y si, como tú también veo lógico quejarse (¿porqué no?), del sistema, de la falta de oportunidades y de las putadas que nos (me) han hecho... que una cosa es ser casi feliz y otra tragar con todo. Eso si, sin dejar que nos amarguen, ello seería nuestra derrota y no merece la pena...

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Felicidades. Yo hace mucho tiempo que me conformo con no ser infeliz... Taluego!

Lucano dijo...

Ser, estar y parecer feliz, que nada tienen que ver. Mejor lo primero, aunque sea con el casi delante, como no puede ser de otra manera. Yo me uno a ese club, a no ser que me admitan como socio ;-)

Xocas dijo...

Ser feliz, una cuestión de actitud (y también de otras cosas y circunstancias, para qué negarlo). Por ahora tampoco me quejo y también soy casi feliz, pero pronto empezaré a dejar de serlo, ¡quiero más! (Xocas, contrólate).

akela dijo...

Pues leído lo leído yo e veo muy feliz la verdad.

Para mi la felicidad son "momentos", creo que no se puede ser feliz constantemente, pero tal y como lo has descrito, viviendo como quieres vivir, haciendo lo que quieres hacer, teniendo lo que quieres tener, estando con quien queres estar, peleando por lo que piensas y sientes, ... en mi modesta opinión eres muy feliz, casi e diría que completamente feliz y .... yo también soy feliz pues comparto el relato leído.

Besicos.

P.D. Yo si etngo la suerte de tener amigos/as "íntimos" y encima más de uno, la verdad es algo que valoro por encima de muchas cosas.

davidiego dijo...

isidora,
realmente, el 75% de mi dieta son hidratos, pero no me gusta lo edulcorado.

furacán,
olé

manu,
te deseo no ser infeliz!

lucano,
admitido, si se me permite.

xocas,
nunca hay que conformarse, pero tampoco perder el sentido de la realidad.

akela,
se puede ser siempre feliz? si lo fueramos no lo sabríamos, como no se puede apreciar la luz si no sabemos lo que es la oscuridad.

inma dijo...

Opino lo mismo que AKELA la felicidad son pequeños momentos, momentos positivos, si ves las cosas con ojos y pensamientos positivos sacarás lo bueno y esto a su vez de aportará momentos de felicidad.

SE FELIZ

Diego Santamaría dijo...

Pues disfruta tu felicidad tanto como puedas... yo estoy esperando a ver si me aparece de nuevo en algún rincón, se me ha debido traspapelar. A ver si pronto me empiezan a pasar cosas buenas ya..

Ramón Doval dijo...

Pues muchas más felicidades, doc (& doc).