domingo, 4 de enero de 2009

la patrona manda

Pues era una vez que se era un chico fornido cual Lobezno que vivía feliz cruzando ríos, montando su flaca veloz y corriendo por los infinitos llanos australianos cuando por azares del destino conoció a una aparente frágil mujer de inusual belleza y carácter, y más por aquellas tierras.


Fortuna quiso que acabaran juntos y él se afeitó, aprendió a bailar, se puso un esmoquin blanco y bailó con ella toda la estación de las lluvias. Y eran felices. Había por allí un niño, mitad aborigen mitad blanco, que bien podría ser el hijo de ambos y que también busca su lugar en el mundo y hacerse un hombre.



Entre medias tienen que ocuparse de que más de mil quinientas cabezas de ganado se desplacen en drafting perfecto cruzando miles de millas, que es una de las cosas con las que más disfruta el hombre. El niño disfruta haciendo raids y aprendiendo a cantar historias llenas de magia.


Llega la estación seca. Y los chicos de la casa se quieren ir de aventuras, a realizarse como personas, a ser los seres felices que eran cuando la patrona llegó a sus vidas. Pero he aquí que "la patrona manda", el mayor se marcha, pues es un espíritu libre, pero el pequeño se queda y por culpa de las leyes que un día rigieron en ese país (todos los países tienen un pasado oscuro) marcha a un internado en una isla del Pacífico, regido por unos simpáticos sacerdotes, a aprender canciones que no hablan de magia, aunque siempre quedará algún lugar bajo el arcoiris donde ser feliz.


Mala suerte, comienza la Gran Guerra y a todos los sorprende tristones en un lugar distinto. La ciudad donde iban al cine queda arrasada. Unos y otros se buscarán, y quizás aprendan a comprender y aceptar al otro como es, porque así es realmente como se enamoraron. Pero claro, esto es....

"yo canto para que tú vienes"



Aquí da igual que sea la estación de las lluvias o la estación seca. Tenemos aficiones que hay que compartir con nuestros seres queridos, lo normal sería que fuera natural la elección del reparto de tiempos, pero a veces surgen imposiciones. ¿Por qué? Hay tiempo para todo. Tal vez deberían reflexionar de uno y otro lado y ceder un poco de espacio cada uno, porque el otro nos gusta en su plenitud, en libertad. Si hay barrotes, el de dentro deja de ser el mismo, quizás el carácter se oscurezca, porque mire más allá y no pueda volar. Porque no debería haber más cárcel que la de un buen abrazo y ni más cadenas que la de un cálido beso...


De esa prisión no querría escapar.

11 comentarios:

David dijo...

Amén.

Jonathan Martin dijo...

Eres un crack, con lo que entrenas, trabajas y todavia te da tiempo a actulizar el blog, con bastante asiduidad. Te doy un toque esta semana, tenemos que hablar unas cosillas.

Nacho Cembellín dijo...

Mala no, malisima. Pastelona total, la kidman es una caricatura d elo que fue, Lobezno parece que hace un anuncio de Chico Coca-Cola o del granjero de esparragos blancos con paquete incluido. Excesos de tomas de ordenador por no currarse unos paisajes reales que si existen, acabas odiando al niño ayudado por un doblaje pésimo que incluso utiliza giros andaluces "Más seco que una mojama"... con dos cojones y en Australia. El viejo graza es un pesado y la música un pastel. En definitiva.


N O V A Y A I S A V E R E S T E C O Ñ A Z O. Vamos, ni os molesteis en alquilarala o bajarla con la mula.

sislen dijo...

Ajá, te ha salido la vena romanticona y es que sí que vas a ser el triatleta poeta!!

No es la mejor peli que haya visto pero ni con mucho la peor. ¿Qué le ha dado a tanta gente por decir que es tan horrible? Me pareció más o menos del pelo de las superproducciones hollywoodienses que tanto gustan... gusta o no gusta, supongo.

Ramón Doval dijo...

Igual que el día de "arre cervelito, arre cabra arre...", podrías proponer que todos los casados den su opinión sobre las negociaciones conyugales para sacar tiempo y entrenar lo justito... Creo que, digamos lo que digamos, siempre sale mal.
Abracicos -vestido ¡eh!-.

Mildolores dijo...

Negociaciones, negociaciones.
Si os digo que ahora mientras estoy desayunando aprovecho para leer vuestros blogs y que después como único entrenamiento está el currarme la casita entera, veréis que algo falló en la negociación de la semana.
Bueno, la verdad, es que esta semana estoy de "vacas".
Pero aun así creo que algo falló.

davidiego dijo...

nacho,
te lo digo en voz bajita (a mi sí me gustó...).
ya tengo otra crítica de otra europea programada.
le da mil vueltas a Bella...

sislen,
correcta, y entretiene.

david, ramón, mildolores(?)
veo que los hombres de la casa entienden la metáfora. Apunto la sugerencia del gran Ramón.

jony,
gracias.
este finde hice el entreno de un finisher Lanzarote (presi de Club) en un mes...9h, con lluvia el sábado. Y además hice la casa!

Nacho Cembellín dijo...

Que le da mil vueltas a Bella, QUE LE DA MIL VUELTAS A BELLA!!!!... ay Dios!!!.. que le pasa al mundo para que semejante pastelón pueda gustar. Debe ser cosa del director. Mira que me gustó Moulin Rouge y lo que otros la odian. Me consuela que tanto los que tenía al lado como los que tenía delante y detrás, como Raquel, no paramos de reirnos de lo cutre que nos pareció.

Pero oye, hay que respetar todos los gustos.. eah!

davidiego dijo...

Bella se deja ver, pero de qué va?
argumento? no abortes, todo saldrá bien.
Australia, sabes a lo que vas, entretiene y a veces emociona, y me venia que ni pintada para comentar lo de la patrona manda.
Menos mal que es navidad y me respetas... ;)

Si te lo tengo que explicar... dijo...

La señorita me pone, y el Lobezno me cae simpático, pero no me gustan los pasteles... He dicho.

davidiego dijo...

ironmanu sigue confirmando que los solteros ven las pelis de otra manera... ;)

a las 19h nueva crítica fílmica