sábado, 13 de diciembre de 2008

demasiadas especias


En uno de mis viajes, en una cacería del tigre fui invitado especial del Maharajá de Answalda. Bueno.
En una cacería del maharajá fui invitado especial del tigre de Answalda, y además esa vez cazamos macho y hembra.
Lo pasé bien en ambos casos, las carnes son distintas, más montaraz la de maharajá (la hembra incomible, la ponen muy especiada).
Miguel Cobaleda
Concierto de cuentos a una voz

4 comentarios:

sislen dijo...

No me centro, ¿quién se come a quién? ¿todos a todos? ;)

inma dijo...

Si leemmos entre lineas.... no me gusta...

por favor escribe mas cuentos

davidiego dijo...

sislen,
tengo amigos de todo tipo, tigres y maharajás. A veces como tigres, a veces maharajás, y otras, ranís.

inma,
me alegra que te gusten los cuentos que comparto con vos, pero tendré, que ser más original. En los comentarios de Un Cuento a la Medida confieso mi secreto y dónde encontrar todos los relatos publicados y más del mismo autor. De vez en cuando seguiré compartiendo cosas. Como no nos conocemos desde el principio te pongo enlaces de otros ya publicados:

http://davidiego.blogspot.com/2008/03/un-cuento.html

http://davidiego.blogspot.com/2008/03/una-semana.html

http://davidiego.blogspot.com/2008/06/pareja-desigual.html

revisando entradas antiguas me ha entrado la nostalgia...

Ramón Doval dijo...

Mucho tigre,... y mucho Mahareta, por aquí.