viernes, 16 de mayo de 2008

cosas que se hacen

Estoy a la puerta del banco salmantino media hora antes de que abran. Ya que madrugo, quería hacer cosas pendientes desde hace tiempo sin esperar colas.

Cojo el coche y conduzco hasta Zamora para recoger a la triviajera que sale de trabajar. Tras ducha y desayuno salimos para casa de sus padres. Comemos en media hora y otra vez en marcha hasta Tolosa, donde me espera Emaitz.

Es la segunda vez que voy a que me ajuste la postura. La primera con la cabra (que encargué con las medidas que me dijo porque a pesar de no usar sofisticados aparatos confío en él). Me ajustó la Kuota hace seis meses y siempre contesta amable al teléfono con las dudas sobre postura que tengo. Más de una hora subiendo y bajando de la bici, pedaleando cinco minutos para después subir, adelantar, inclinar el sillín, bajar potencia, inclinar manillar, ajustar tres pares de calas y parece tontería o quizás sugestión pero al final es como si la postura hubiera estado esperándome y cuando la encontré desaparecieron molestias en hombros y cuello. Estoy deseando ponerla a rodar para ver hasta dónde podemos llegar juntos. Ahora dice que tengo que ir a un osteópata a que me recoloque la cadera derecha, que al parecer está adelantada y descompensa la pedalada.

Aquellos que recuerden que ya estuve por tierras vascas el fin de semana pasado tal vez se pregunten por qué no hice esto entonces. Emaitz estaba dirigiendo a su equipo de aficionados fastidiándome los planes y haciéndome ganar otro día de no-descanso y no-entreno. Por cierto, una montonera de 60 corredores bajo la lluvia mandó a un pupilo a la UCI con neumotórax bilateral amén de ingresar otros 11 compañeros con diversas fracturas y contusiones .

La triviajera, aún somnolienta, certifica con sus ojos de fotógrafa que ahora tengo una postura aero más convincente. La Kuota, tallada en su día a ojo, poco puede aportarme en postura triatlética más que comodidad.

Volvemos a Vitoria-Gasteiz, parada de media hora para tomarnos un café y una caña y despedirnos por los próximos tres días. Cojo el coche y ella me acompañará hasta casi las afueras, llegaré a tiempo de hacer una sesión de natación y quizás otra de carrera.

Poco le gusta el transporte público a la viajera. Tiempos que exasperan, vecinos incómodos, horarios rígidos que pueden estropear un domingo de campo con su familia. Decido dejarle el coche y volverme yo en tren, pero ya salió el último que enlaza su ciudad con ahora la nuestra.

Así que juntos hasta Miranda de Ebro donde cogeré otro tren una hora después. Aprovechamos el rato para pasear por sus calles, entrar en una librería e intentar oir a toda prisa la llamada de una historia que me acompañe en el viaje. Al final el elegido es Pedigrí de Patrick Modiano. El vagón va casi lleno, así que decido no viajar con la montura bien acomodada en su bolsa. Al final se van juntos coche, bicicleta y chica. Yo me quedo con una ventanilla que mira en dirección contraria.

Salamanca me espera con media hora de retraso. Caen los restos perezosos de lo que parece haber sido un diluvio, aunque no parece importar a la gente, vestida de jueves universitario, que mira con cara estrañada a ese chico con pantalones cortos, mirada cansada, mochila y un par de ruedas en sus fundas de la mano.

Ahora conocéis la razón del título. Hoy puedo haber hecho muchas cosas o haber perdido el tiempo. Cada uno sabe cuáles son las cosas que le gustan y sin las cuales no le importaría morirse, pero en tanto uno pueda realizarlas espera seguir viviendo.

Hoy he cafeteado, he leído un libro, he paseado, he viajado, he soñado con mi nueva compañera, he visto una película y me han abrazado. ¿Qué más puedo pedir?

Empezar a entrenar en condiciones después de cuatro semanas. Que el clima y las lesiones me respeten. Aprovechar mejor el tiempo para hacer las cosas pendientes. Pero esto son cosas que pertenecen a otro post.


4 comentarios:

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Otro libro para la lista de futuribles; tenemos que hablar sobre tu "gurú" de Tolosa. Ánimo y no te desmandes de Rodríguez! Jejeje.

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Por cierto, la última foto es muy bonita. Taluego!

Talin dijo...

Simplemente "un día completamente rico".

PD: Hay ese inancanzable mundo de las posturas,... me refiero a las bicicleteras.

misstake dijo...

¿Habéis visto cuán caballero es mi triatleta salmantino?
Gracias por protegernos maitia.