domingo, 31 de julio de 2011

doce más uno, y dos.

Así que estoy, de nuevo, con ganas en la maratón de un ironman. Sonrío a A. y me concentro en mantener el ritmo y pegar sorbitos periódicos a los botellines con gel. Personalmente me gustan los circuitos a tres o cuatro vueltas, los pasos son por lugares conocidos y fijar una meta más cercana hace que la carrera pase antes. Este maratón transcurre por las dos orillas del río, la única subida es la que exige subir a los puentes, pero no son demasiado pronunciadas. Avituallamientos bien dotados y bastante y animado público para lo negro del día. Sigue lloviendo a ratos, no siento frío, y cuando no llueve la temperatura es bastante agradable.


La verdad es que adelanto a bastante gente. Faris debe ir 400mts por detrás de mi en su última vuelta y una de las tres primeras chicas 100 mts detrás del líder en su tercera, es una bobada, pero me anima mantenerlos a los dos siempre a la misma distancia en los giros. Y sigo contento en la segunda vuelta. Primera media maratón en 1h40'.



Los kilómetros van pasando, el ritmo decae hasta uno cómodo de crucero y las tripas funcionan perfectamente, aunque he debido hacer otras dos paradas. A partir de la tercera vuelta me empieza a doler  todo, las rodillas, los tobillos, los isquios e incluso las caderas, aflojo el ritmo pero no camino. Los dolores aparecen y desaparecen, cuando se distraen intento dejarlos atrás apretando el ritmo, pero llega un momento en que la rodilla derecha dice basta. Hacía muchos años que no tenía este dolor y ya lo tenía olvidado, a pesar de que nuestro idilio duró un mes donde nos dedicamos al reposo absoluto. No voy a parar, así que paseamos durante 10-12' y vuelvo a correr hasta que reaparece.



Y puesto que los experimentos hay que hacerlos en las condiciones de laboratorio más parecidas a la realidad decido forzar las tripas, un par de trozos de riquísima tarta de queso con sus correspondientes vasos de Coca-Cola que tolero perfectamente.


Un poco de rabia, durante la prueba no pensé que fuera a hacer un tiempo aceptable, sí antes, pero controlando ritmos y sin fallar a pie como iba pensaba en rozar las 10h30. Si aprieto puedo bajar de las once horas. A ratos lo veo posible, cuando camino veo que el tiempo se aleja. Tras un rato caminando desaparece el dolor miro el gps y queda un kilómetro y poco, llevo 10h55' de carrera. No tengo más planes hasta el otoño, así que apuesto la rodilla y acelero el ritmo a ver si soy capaz de bajar de las once horas. No hay dolor. La lluvia empieza a caer otra vez con fuerza y ya piso la alfombra roja. No choco manos y no veo a A. aunque la oigo animarme. Adelanto a un padre y sus dos hijos de la mano. Atravieso a un trío que va tapando la calle con malos modos, uno se pica conmigo pero no aguanta ni diez metros. Llego a meta solo. Diluvia. Las gradas vacías. Tres segundos sobre las once horas. Lástima.


Contento porque he vuelto a correr de un tirón. La lesión no depende de mi, he hecho las cosas bien, es mala suerte quizás buscada por una mala zancada o mil detalles que no he tenido en cuenta pero que no puedo controlar. Las tripas no se han retorcido, han seguido asimilando alimento y transformándolo en energía como deben hacer siempre.

La primera transición fue larga y la quise hacer deprisa, aún así fue lenta, como la natación, la bici y el tiempo final. En todo el año no he nadado cómodo, pero no puedo exigir más respecto a lo invertido, pero la temporada que viene me esforzaré más. En bici me toco un día de esos que cuando salen en un entreno te vuelves a casa para aprovechar el tiempo en algo más productivo, pero de trescientos sesenta y cinco días que tiene un año tenía que caer en uno de los dos que es obligatorio terminar los 180 km.

Así que postre final de temporada un poco soso, agridulce por la carrera a pie y ligeramente amargo por todo lo demás. Pero me quedo con ganas de más dulce aunque tengo el cuerpo un pocoplof, esta es mucha mejor sensación que la de hace unos meses, tener fuerzas para seguir entrenando un par de días después y la cabeza harta de no encontrar lo buscado tras meses de entrenamiento.


Y cinco días después, la rodilla apenas me molesta.


Se acabó el triatlón por este año.

Eso creo.

Por cierto, el lunes siguiente hubiera sido un día perfecto para correr un ironman.

18 comentarios:

Dani dijo...

Pues a darse a la holganza.

davidiego dijo...

que te lo has creído.

Dani dijo...

Pues no me lo he creído :o)

Xocas dijo...

Visto desde afuera, y ya conoces mi experiencia en LD, mi impresión, sin embargo, es positiva. Quizás sea cierto que no ha salido todo lo bien que debiera (abstrayéndonos de las condiciones atmosféricas), pero creo haber visto un punto de inflexión a mejor después de varias pruebas en las que la carrera a pie sí que no salió como esperabas. En cualquier caso, me parece que hiciste un tiempo muy bueno. Llegará la ola perfecta.

Carlos dijo...

Personalmente creo que este año has subido un escalón....o dos, ¿qué no se reflejó en F? posiblemente pero es tan, tan, tan difícil que salga todo perfecto en un IM....AUN ASÍ LLEGARÁ ESE DÍA EN EL QUE SIN SABER TODO FLUYA SIN SABER POR QUE.....

Felicidades por tu gran temporada....

Angel dijo...

Llevas una muy buena temporada y quizas eso se haya notado. Enhorabuena, de verdad.

edecast dijo...

Que injusto es a veces el IM. Sensaciones conocidas. Como comentaba el otro día, acabar es vencer, aunque tengamos en la boca el sabor de vencidos.
Enhorabuena por otro IM.

Jesús dijo...

Enhorabuena! Entiendo que salió todo razonablemente bien... La ola perfecta como ha comentado alguno no se si existe en el ironman, pero mientras sigas cogiendo las que te lleven a la meta, fenomenal.

Que sí... un poco de descanso, si note gusta la holganza.

davidiego dijo...

dani,
entonces qué crees?

xocas,
no puedo estar contento porque podía haber dado más, pero no estoy en absoluto desilusionado/triste porque a la bici no podía pedir más ese día y por fin la carrera pie casi sale.
llegará la ola, y sigo bañándome.

carlos,
gracias, cierto, corro más y mejor, en bici mantengo y he perdido natación, pero excepto los dos IM estoy muy satisfecho de mi rendimiento a lo largo de toda la temporada.

angel,
muchas gracias.

edecast,
pero éste al menos me ha dejado con ganas de más, muchos más!

jesús,
no sé si es malo que mis dos mejores IM fueran los dos primeros, pero esa supersensación ya la tuve y la sigo persiguiendo.

Emilio dijo...

Y parece hasta facil..... Grande

Santa dijo...

Lo hecho, hecho está.
El D lo diste todo y eso es lo que importa.

Una lástima la lluvia.
Ahora al menos ya tenemos una carrera en común de la que contar batallitas jajajaja

Espero pasar pronto por Sa.

sislen dijo...

ya llegará el día perfecto IM, mientras a disfrutar de otra perfección de los días...

Furacán dijo...

Todo llegará. Sigues sumando, viajando y disfrutando del tri, eso es lo importante. El día menos pensado todo empieza a salir y haces la carrera de tu vida.

ser13gio dijo...

No existe la carrera perfecta, y te has defendido con lo que has tenido, así que debes estar contento. Ánimo con nuevos retos, pero deberías bajar el pistón, son muchos meses de caña.
s

davidiego dijo...

Emiliio,
Es fácil, sólo hay que madrugar y dar un pasito detrás de otro.

Santa,
En breve tendremos más en común.

Sislen,
En eso estoy, pero con que me alegren valen, no hace falta que sean tan perfectos.

Furacán,
Que la inspiración nos pille trabajando, y mientras, hagamos lo que nos gusta.

S,
que no es tanta caña, que tres cuartos son entrenos de calidad y tú te metes en un día de dorsal lo que yo en un año. ;)

macarena dijo...

Jo!!! David me canso solo de pensarlo.

Mildolores dijo...

Vaya carita que llevas :(
Otro más hecho. Eres todo un experto en esta distancia.
Ooooh, Gran Maestro!!!

davidiego dijo...

maca,
no pienses, hazlo.

mildo,
es hora de dar el paso, joven padawan.