viernes, 29 de abril de 2011

veinticinco horas

Veinticinco horas desde que salimos de nuestro hogar salmantino. Atasco en la capital y llegamos justos para facturar en las largas colas de la T4. Volar ya no tiene el glamour de las películas antiguas, por lo menos para los turistas, supongo que los que lo hacen por bussiness disfrutarán de más espacio y comida, aunque nuestros compañeros de viaje repitieron (Babo y Cendón). Afortunados desde el principio, A. fue agraciada con cacheo y revisión de equipaje especial antes de embarcar.

Dos guardias en las últimas 72horas, un curso entre medias, todo el estrés de abril y el hacer las maletas en el último momento son el mejor sedante para volar.

Parada en Miami, aquí todo el mundo habla español. Cuatro horas hasta el siguiente embarque de las que la mitad pasan esperando el control de pasaporte. Motivo del viaje? competir en un Ironman. Utah. Yeah. Buen principio.

Y ya en Las Vegas. Todo grande, la gente, los coches, la parada de limusinas y a lo lejos el skyline con todos los hoteles que hemos visto en las películas. La publicidad nos dice que todos los espectáculos están aquí, o estarán. Nosotros  nos alojamos en el típico motel a las puertas de la gran ciudad, mañana recogeremos el coche y empezará el gran viaje.

Buenas noches, son las 23:30, tres horas más en Miami y una en Utah. A. se ducha y la tele esperan la boda del año. Ni aquí podemos escapar, pero a Belén no la conocen.

6 comentarios:

Emilio dijo...

Puffff eres afortunado amigo, mucho¡¡¡ Estas en un sitio que no conocen a esa¡¡. Muchisima suerte

sislen dijo...

Buen viaje!! Moab está a la vuelta de la esquina...casi ;)

Nacho Cembellín dijo...

Estais seguros d elo q decís???? ;-)

Chasis In The Middle dijo...

Disfruta del viaje y mucha suerte ;)

armando dijo...

buena vueltica,que disfruteis mucho
importante mandarnos fotos y leña al mono....pa morirse que envidia.

Dani dijo...

FUERZA!!!