martes, 16 de noviembre de 2010

zumbidos

Llevaba tiempo pensándolo pero necesitaba una excusa. Mi primer tatuaje lleva en el tobillo derecho desde el veinte de septiembre de 2002. Aún recuerdo el zumbido de la máquina y el dolor cuando empezó a perforar la zona por debajo del maleolo. Pero tenía ganas de ampliarlo y como estos días he estado enclaustrado, con nada de agua y poco sudor, decidí volver a tatuarme saliente de guardia, pues la mañana no la iba a utilizar estudiando.

Los días previos fueron de medidas, de buscar una historia y un diseño que aprovechara el anterior. Al final el resultado ha sido un poco fruto de la casualidad, pero satisfactorio. Acudí al mismo tatuador que la vez anterior aunque esta vez había cambiado de local.

Los puristas dirán que he hecho trampas. Que me he dopado. Tengo pendiente una entrada sobre el dolor, pero en este caso no lo veía necesario. He usado lidocaína tópica. La apliqué dos horas antes de la operación aunque resultó que la hora de la cita se demoró más de una hora por cambios de diseño en el último momento, por eso durante la primera mitad de las dos horas y media largas apenas me enteré, aunque progresivamente empecé a sentirlo.

Reconozco que el propio olor del desinfectante de la consulta del odontólogo ya me revuelve por dentro. Incluso a veces he asistido a un teatro donde olía igual y se repitió la sensación desagradable aunque el entorno fuera todo lo contrario. Las horas previas no se puede evitar que los nervios te atrapen, y cuando estás en la camilla mientras prepara el material ya no hay vuelta atrás. Ves cómo carga las agujas, la máquina de 7 agujas en forma de pincel y la de 9 en forma de brocha, cómo se llena el pequeño taponcito con apenas un par de mililitros de tinta negra. Todo el material dispuesto por el estudio.

Ponte cómodo, ponte así, relájate.


Parece fácil. Pero se hace largo. Y el zumbido se mete hasta dentro. La máquina ancha duele más que la fina, y también zumba más. Cuando se acercaba el zumbido anticipaba el dolor. Igual que en el sillón del dentista.

Apenas dura ya el edema de tobillo, de 21cm de perímetro pasé a 24cm, pero sólo molestó las primeras 24 horas. Al día siguiente ya estaba corriendo. Sigo protegiéndolo con crema y va cicatrizando bien.


Entre la lista de zumbidos desagradables, aparte de los que produce el dentista,  también está el del mosquito en la oscuridad de la noche. El único zumbido que me gusta es el de las ruedas de perfil, pero creo que el tobillo ha quedado bonito.

15 comentarios:

misstake dijo...

Doy fe. Ha quedado muy chulo.

Carlos dijo...

YO NO DOY CON EL "QUE HACERME" AUNQUE SE ACERCA BASTANTE A LO QUE TU LLEVAS.....PERO LO QUE DEFINITIVAMENTE ME PARA ES......¡¡¡EL DOLOR!!! PUFFFFF, CREO QUE SEGUIRÉ DISFRUTANDO DE LOS TATOOS DE LOS DEMÁS........

Atalanta dijo...

Muy chulo. Hubo un tiempo en que estuve a punto. Se me pasó la edad, se me pasaron las ganas.

Furacán dijo...

Chulo chulo. Algún día... me apunto lo de la lidocaina jaja sufrir para nada es tontería no?

Sunio dijo...

Me gusta como ha quedado.

A mi me frena tanto el qué como el donde......pero me enctantaría decidirme.

Rubén dijo...

Me gusta... mi muñeca aún espera el recuerdo de la MDS.

Jesús dijo...

Muy chulo.
También me ha rondado la cabeza alguna vez, y también lo haría ahí.

De momento solo eso.

davidiego dijo...

misstake,
me gusta que te guste.

carlos,
cuesta mucho dar con el qué.
ya sabes lo que dicen del dolor...

atalanta,
se pasa la edad?

furacán,+
totalmente de acuerdo.

sunio,
cuando te decidas enséñalo (en LZ a los sub10h les hacen descuento)..

rubén,
y a qué espera?

jesús,
te queda toda la vida para decidirte, es para toda la vida, o eran..

Xocas dijo...

Quedó bonito.
A mi me gustan los tatuajes, pero no me decidiré por ninguno. Si sigo la regla del fondo de escritorio, tendría que cambiar cada semana.

Popi dijo...

Así dopao' no tiene mérito!!! De todas formas no duele tanto...
Te ha quedado mucho más chulo ahora que como lo tenías antes. MOOOOLAAA.
Yo ando pensando como ampliar el mío (que fue diseño propio).

Santa dijo...

YO ando intentando hacerme el 3º... algo relacionado con el IM sin poner logos ni marcas... a ver si algún amigo diseñador me da alguna idea, ya que gustaría hacermelo por el tobillo-pie.

Si lo hago te pediré consejo de la lidocaína, porque en el pié tiene que dolor un rato.

ser13gio dijo...

Respeto a la gente que se los hace y los hay preciosos, pero creo que jamás me haré, y cuanto más viejo me hago, más me reafirmo. No pienso ahora lo mismo que hace diez años ni me gusta el mismo estilo ni mis gustos artísticos son inamovibles. Los que se borran al tiempo, vale, hasta la tumba, como que no.
s

davidiego dijo...

xocas,
mis fondos de pantalla cambian cuando cambio de pc...

popi,
pues no lo has enseñado nunca. ;)

santa,
de moda ahora en futbolistas y poligoneros de ponerse cifras en números romanos, podías ponerte CCXXVI...

s,
eso es lo que me frena para no llevar toda una pierna o un brazo decorado. Ni pensamos igual ni la piel o el músculo es el mismo, ya verás dentro de 30años, viejillos arrugados con tatuajes deformados y verdosos y llenos de agujeros...

IRONECU dijo...

Tu tatuaje esta muy chevere, a mi me encantan, yo tengo 3, todos ocultos o casi :), para mi son de las cosas que me apasionan y si me gusta el zumbido :) y hasta el dolor:o Pasado cierto tiempo creo que los que llevammos uno, tenemos la necesidad de ir por otro,algo adictivo. Como el IM.

davidiego dijo...

ironecu,
tienes razón con lo de que es adictivo y es difícil quedarse con uno..