domingo, 20 de abril de 2008

El libro de la vida...

Dicen que la vida es un libro y que aquel que no viaja no pasa de la primera página...así que después de estas maravillosas páginas que algún día me encantaría volver a repasar in situ volvemos con el capítulo de la vida normal.

Ayer, 8horas después de llegar a Barajas, tenía la idea de correr la media de Medina del Campo, pero el frío (7 grados frente a los 20 que allí dejamos), la niebla, el viento y la lluvia me hicieron desistir, así que tarde tranquilita descansando en el sofá y paseo por la ciudad repasando los detalles que habían cambiado en nuestra ausencia. La deseada está en el escaparate de la tienda, después de cuatro meses aún faltan las manetas de cambio. Espero que esté lista para su debut en Klagenfurt.
Hoy de nuevo en el trabajo, casi lo agradezco, ya que con este tiempo no apetece salir... mañana ya veremos. Intentaré hacer rodaje tranquilo, tras el precioso paréntesis de Sudáfrica continúa el entrenamiento para Austria. Me he reencontrado de nuevo con las buenas sensaciones, pero tendré que seguir siendo cauto y tener cuidado con lo que ingiero en la maratón, afortunadamente esta vez las tripas petaron en casa. La próxima vez intentaré ir más deprisa.

Cayeron dos libros: Desgracia (Coetzee) que no me acabó de gustar y en el que eché de menos alguna muerte violenta y La ladrona de libros (Zusak), que emociona. A medias quedó La bruja de Portobello (Coelho), que finalizaré en breve.


En unos días cumpleaños de algún amigo y día del libro donde renovaremos existencias. Pero todos los días intentaré escribir más páginas en la vida que me gustaría leer.

3 comentarios:

misstake dijo...

Un verdadero placer acompañarte.
Para el Power Tap han de ser 9h30 pequeño...
Tb tty+

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Bienvenidos a la gris cotidianeidad (sobre todo por la climatología). Vaya, vaya... Así que ya está la "machine" en el escaparate! Me pasaré a babear un poco. A entrenar que ya te han puesto otra vez la zanahoria delante!

davidiego dijo...

La has visto ya? aún faltan las puñeteras manetas (cuanto echaba de menos la eñe!)

Zanahoria rica pero un tanto lejos, ya no se deja engañar (otra eñe) mi niña (y otra) tan fácilmente.

Hoy ya me he mojado, pero importaba poco porque estrenaba chubasquero, pero a ver que excusa pongo pasado mañana, que mañana otra vez guardia.