jueves, 8 de noviembre de 2012

Episodios Nacionales I

Necesidades básicas.

Supongo, amable lector, que usted será uno de tantos españoles que para cubrir las necesidades básicas, y algún capricho de vez en un cuando cada vez más lejano, ha de trabajar. Dicen que este país es uno donde sus trabajadores echan más horas en el puesto de trabajo y, a la vez, es uno de los lugares civilizados donde la productividad es más baja.

En estos Episodios Nacionales, menos épicos que los galdosianos, intentaré apuntar las costumbres patrias como causa de nuestros males. Aún influenciado por los medios de comunicación, publicaciones y redes sociales, mi intención es preparar estas letras lo menos posible y reducirme a observar lo que veo, o intuyo, a mi alrededor, a vuelapluma, inspirado por las etéreas musas, nada de formarme e investigar, pues no es lo que se fomenta.

Si en su empresa no es mandatorio fichar a la hora de llegada y salida, de tontos es no sólo llegar y marchar a la hora (como Pedro Picapiedra cuando sonaba el pajarraco instantes antes del yabadabadoo) sino también llegar un poquito antes para que los compañeros del turno anterior se vayan a casa un poquito más contentos o retrasar la salida unos instantes, en lo que se solucionan los asuntos pendientes y así dejar un relevo limpio. A veces, ni dejando de trabajar bastante antes de que finalice el horario y no admitiendo asuntos nuevos que podrían solucionarse en instantes, se solucionan las tareas pendientes.

También es aburrido desayunar en casa con la triste compañía de un único diario, la caja tonta o la radio, cada vez más boba.  Mejor llegar al puesto laboral e irse a departir con los compañeros a la cafetería, mucho mejores las del exterior del centro de trabajo, y ojear los distintos diarios, sobre todo los deportivos. Este provechoso suceso puede repetirse a media mañana, pues las grasas y azúcares rápidos ingeridos pronto despertarán las hormonas que nos azuzan a ingerir sin freno de nuevo.

 unos hogarean en el lugar de trabajo

Otra ausencia a realizar en el curro, justificada por la necesidad de un vicio que nos tiene cautivos, es salir a echar un cigarrito. Cada vez es más difícil, pues las puertas de salida al exterior donde poderse dar al placer sensual están cada vez más alejadas. Mis superiores, comprensivos con mis vicios, me han concedido pequeños paréntesis en mi desempeño diario para consultar las actualizaciones de twitter, facebook, blogs y echar unas partidillas de wordfeud y ruzzle. Probablemente usted también esté leyendo esto para solaz propio, y disminución de la productividad asignada, en la pantalla de alta resolución de su oficina en vez de la de su casa.

y otros quieren trabajar desde el hogar

Puesto que le pagan poco por su trabajo, justo es aportar menos trabajo por su salario, y redondearlo con dádivas de la empresa en forma de material de oficina, fotocopias o minutos de teléfono, que la tarifa plana del hogar sólo cubre números fijos. Tampoco deje pasar la dispensa de acudir a bancos, consultas médicas, talleres, etc. en horario matinal, que ya se sabe el tiempo fuera del horario laboral es para descansar.

De justicia es no trabajar más que el compañero y dejarlo en mal lugar. Si nuestro colega se escaquea, para facilitar que se adapte a nuestro ritmo de trabajo, hacemos lo propio, con lo que a veces la producción raya la nada.

Seguro que conoce más comportamientos propios de esta raza indómita de currantes hispanos, tómese su tiempo inspirándose en su puesto de trabajo, pues en casa puede olvidarse, y escriba sus incisas observaciones en el apartado pensamientos.


10 comentarios:

A. dijo...

Cuántas verdades...

Jumento Acera dijo...

Trabajo, que ser eso?? yo no entender??? traba what??

robertin dijo...

"Real como la vida misma!".
Qué sucedería si nuestro tiempo laboral fuera 100% laboral .....
Yo fomentaría medidas para aumentar el rendimiento y productividad...motivarnos...en vez de ser arrastrados por la inercia...
Puede que sea la solución, aunque lo más importante es sentir la necesidad de ser un buen "profesional".

Muñekita Cat dijo...

Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs de Deportes y Fitness. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat@gmail.com
besoss
Emilia

Anónimo dijo...

Si ya llegué a los objetivos de este mes, no vendo más no sea que suban los objetivos del que viene!!!
Eso si, si un mes no llego, es porque estaban muy altos, claro está.

moliné dijo...

En vez de criticar a los demás por las mil formas de escabullirse, podrías hablar de los mil modos que existen para motivar al trabajador. Sin duda es mucho más fácil lo que piensas, pero aún más estúpido ridiculizar mirándose así mismo.

davidiego dijo...

A.
Y las que faltan...

Jumento,
Espero que lo aprendas pronto.

Robertin,
Triste que todos nos identifiquemos,

Muñekita Cat,
Lo siento, como ves no enlazo blogs en el mío.

Anónimo,
Rebajemos objetivos hasta la nada, y cuando lleguemos, sigamos cavando.

Moliné,
Dinero, tiempo, formación, lugar cómodo, elegir horarios, reconocimiento de superiores, colegas y público en general, respeto, medios materiales, conciliación familiar verdadera, incentivar al que hace, turnos eficientes...
Si se te ocurren más te cedo un espacio en blanco, pero esta entrada no va de llegar a Arcadia sino de cómo va este país y sus habitantes.

Jesús dijo...

Es cierto. Hay un problema de productividad enorme, porque muchos creen que ya han ganado el sueldo solo con ir todos los días (hagan lo que hagan), otros conceden mérito a lo que mi padre llamaba "horas culo-silla", siendo esta la medida de los méritos. Y muchos sinceramente creen que está currando mucho porque han logrado "ocupar su tiempo" con muchas tareas, sin reflexionar mucho sobre la utilidad.

Medidas, de implicación del trabajador en el proyecto, que lo sienta suyo, participación en la gestión, remunetración dependiente de objetivos en gran medida, flexibilidad, y facilitar sacar el trabajo efectivamente, mejor que ser un figurante en el puesto de trabajo, que solo aparenta ser un profesional currante.

Diego Santamaria dijo...

España es así.
A mi de vez en cuando me dejan (obligan) a currar desde casa y no veas lo que se avanza.
Pero en este pais es más importante que se te vea sentado en tu silla hasta la hora en punto de salida.
Yo he llegado a ver a una señora en una gran empresa hacer ganchillo en la oficina, ver películas...

davidiego dijo...

Jesús,
Nada más que añadir.

Dego,
Lamentablemente es, somos, así.