lunes, 14 de mayo de 2012

el trece de mayo

el trece de mayo, en la avenida,
se alzó de los suelos, ay cómo corría

ay cómo corría, ay cómo corría
...

Tras un par de semanas de entrenamientos serios, ya empezaba a encontrarme cansado, a eso se sumaban  unas noches de mal dormir por la entrada de golpe del calor y que la cabeza no descansa. Y aún así tenía mono de dorsal, lo cuál no deja de tener un tono masoquista.

salida casi habitual, difícil adelantar en los primeros cientos de metros

(y para cumplir con la semana de entreno, reducida, pero semana de entreno al fin y al cabo, pasé la bici y transición del domingo a la jornada de descanso del jueves, otra opción era madrugar para bicicletear o meterme rodillo antes de hacer esta carrera como transición)

no se ve dónde empieza la cuesta 2km abajo, ni dónde termina...

Por eso no iba dejar pasar una oportunidad de correr en mi ciudad, con buena organización, chip, camiseta y refresco por cero euros. La II Carrera Cívico Militar San Fernando, no sólo fundador de la Universidad de Salamanca, sino también patrón del Arma de Ingenieros, patrocinadores de la prueba. La carrera cumplió en su componente militar, gente educada, buen funcionamiento, cruces cortados... un buen regalo a la sociedad, que no fue toda lo cívica que debía, pues como todo lo gratis, no lo valoramos, no veo normal un 25% de no presentados a la línea de salida en un día tan soleado como ayer.

ni un metro más

Desarrollo de carrera fácil, falso llano donde se sale a degüello, bajada donde intento recuperar el calentón anterior sin sobrecargar demasiado los cuádriceps, nuevo llano donde intento subir la velocidad de crucero y subida de 3km donde intento llevar un ritmo fijo. Con el aliciente de que en el momento en que no me vea bien, me subo a la acera y me voy para casa, que no pierdo nada y está cerca.

 con Jorge, 4º clasificado, ganador por equipos y espero que 
pronto de nuevo compañero de trabajo

Al final muy contento, bajé de 40' en 10.580mts por poco,  28º puesto de 1.372 presentados. Y encima, en meta, esta vez no me esperaba una persona maravillosa, sino dos. Así que apenas habían dado las once y ya estábamos los tres tomando el solete por la ribera del río.


No es mal plan de domingo. Quizás ahora las piernas estén igual o una pizca menos de arrastradas que un par de días antes, pero la cabeza está mucho más ligera. Es lo que tiene quitarse el mono.


6 comentarios:

Pablo Cabeza dijo...

Esa segunda persona que te espera en meta te dará y te quitárá fuerzas... pero seguro que te dará más que te quitará y seguro que te hará correr más deprisa!!

Abrazo.

A. dijo...

Lo malo de ir cada vez más rápido es que casi no llegamos a verte entrar en meta!!
Pero tú no te preocupes, Å y yo nos esforzaremos.

Si te lo tengo que explicar... dijo...

Un buen plan, sí señor. Me alegra ver que aumentan las pruebas en Salamanca, y además con mucha calidad organizativa.
Un abrazo para los tres!!!!!

Alejandro dijo...

Un placer haberte conocido, David.
Coincido contigo en tu valoración sobre la organización de la carrera y sobre lo poco que se valoran las cosas gratuitas hasta que nos las quitan.
Esta vez no se hecho en falta el proverbial calor de la afición salmantina ::)), el solazo calentó el ambiente a tope.

Alberto Peralta dijo...

Pues, enhorabuena, yo sufri un poco mas de tiempo cerca de alli, en el plat-lon, tambien excelente organizacion, y como bien dicen por ahi, el sol nos calento el ambiente....

por cierto, muy bonita vuestra tierra, lo poco que pude ver sabado y domingo, me gusto, se debe una visita con mas tiempo...

davidiego dijo...

Pablo,
por ahora me hace optimizar más los entrenos, se sale a entrenar y no pajarear porque cada minuto cuenta!

A.
no os costará nada alcanzarme.

ironmanu,
un abrazo para ti!

alejandro,
igualmente, seguro que a partir de ahora coincidimos mucho más.

alberto,
el plan era acercarme a Morille pero luego me dio pereza y surgió esta carrera, ya sabes dónde estamos, serás bienvenido!