domingo, 14 de septiembre de 2008

declaración de IMtenciones

No hago esto por dinero.

Tampoco recibo a cambio ninguna compensación material.

Me gusta entrenar. Me gusta nadar (en el mar), me gusta montar en bici (lo que más) y me gusta correr (de vez en cuando). Reconozco que a veces me impongo algo de obligación, tanto en la calidad como en la cantidad (en frecuencia y volumen) pero sé que después, cuando lo haga enteramente por gusto, lo disfrutaré más, porque me sentiré mejor: iré más lejos, más rápido, más fuerte.

Y compensa.

Y además queda sitio para más cosas, que también me hacen feliz.

Como culminación del entrenamiento me encanta competir, tanto en esos cien metros de subida en la salida con la grupeta como cuando llevo el dorsal en la espalda y no se espera a que nadie se reagrupe. O cuando solo realizo el mismo recorrido por enésima vez.

Y competiré tanto como la familia, el trabajo, la salud y los ahorros me permitan. Cada vez compito menos y selecciono más. Aunque habrá quien diga que sean demasiadas. Fijo dos picos de forma al año y el resto de pruebas las hago o como preparación o con las rentas de lo acumulado.

Pero no puedo fijarme un único objetivo en un año. Una meta muy a largo plazo, sin pruebas intermedias donde haga eso, probarme, no me vale. Todos sabemos todas las variables que pueden hacer que no salga la carrera perfecta, siquiera una buena carrera.

Y entonces ¿qué?

No pienso plantearme una fecha para dejarlo, antes he apuntado posibles causas. Pero la deshabituación, si la hay, será paulatina. Poco a poco otras aficiones irán ganando terreno sin que me dé cuenta, querré jugar más con mis niños, leer con más frecuencia esos libros que se amontonan, ir de viaje en pareja y abandonar los tríos, pasear teniendo siempre un pie en el suelo, dormitar en el sofá vaciando el disco duro del reproductor y gastarme el dinero en caprichos que en nada recuerden a una bicicleta... yo creo que esta es la manera de dejarlo, sin imposiciones. Ahora mismo estoy seguro que si algo o alguien nos dijera "o el tri o yo" nos rearfimaríamos en lo primero, so pena de recordarlo el resto de nuestra vida y no ser felices.

Así que seguiré haciendo lo que me gusta, cuando quiera y me dejen.

13 comentarios:

ATALANTA dijo...

Yo el año pasado amenacé con prácticamente retirarme de la competición. ¿Qué paso?
Pues que Carolina y yo lo dejamos y fíjate qué año llevo.
Hombre, yo tengo claro que, sea de una u otra forma, siempre haré deporte porque simplemente me hace sentir bien.
Sí tengo claro que probablemente vayan disminuyendo los objetivos competitivos y entrene con un poco de cabeza. Además es cierto que hay muchas cosas en la vida que tienes un poco apartadas.
Todos sabemos que el triatlón se mete en vena de mala manera.
Ya llegará la muchacha que me jubile.

irotante dijo...

Me quedo con lo ultimo disfrutemos de todo lo que tenemos al rededor nuestro.

"Así que seguiré haciendo lo que me gusta, cuando quiera y me dejen."

diego dijo...

creo profundamente en la individualidad. es por eso que nunca vere bien que me hagan preguntas de ese tipo y es por eso que si me las hicieran contestaria lo mismo que tu.
coincido en todo lo que dices pero yo, en mi caso, no creo que deje de hacer deporte nunca.
ya me contaras que es eso del 6 del 6 a las 6 con 6 de 6 igual a 6.
;-)

davidiego dijo...

yo también espero no dejar de hacer deporte nunca. Aspiro a entrar con la familia en meta, primero a hombros, luego de la mano y quizás algún día me estén esperando en meta...

Diego: 666? muy satánico me suena eso... y el chivo (de chulo chivato) no es también el animal de Belcebú? 6/6/08 es una semana antes de Zarautz, hay que vender el alma al diablo para pillar plaza.

Furacán dijo...

Hombre, yo creo que el objetivo de la vida es la propia vida en sí y consideraría un poco tonto hacerse esclavo de nada, aunque sea una afición.
Me gusta más competir que un caramelo a un niño (se nota verdad? jeje) pero en el fondo yo hago deporte por lo que aporta a mi vida, sobre todo a nivel mental o espiritual o como quieras llamarlo, para elevar mi karma :-D, Esa experiencia que me da enriquece el resto de facetas de mi vida, me hace ser más creativo, más amable, más paciente... me ha proporcionado amigos y nuevas visiones de la vida. Sin él ya no sería yo
No tengo que demostrar nada a nadie, ni siquiera a mi mismo, no busco honores ni gloria cuando me pongo un dorsal, mi mayor recompensa no es material.
Todo evoluciona, quizás dentro de un tiempo no compita tanto, quizás me centre más en otro tipo de deportes que me atraen y que ahora no tengo oportunidad de practicar, kayak, escalada, buceo, windsurf... no sé, cada época tiene sus oportunidades, cuestión de verlas. Pero eso sí, lo que me ha proporcionado el triatlón ya no me lo va sacar nadie, soy una persona distinta a la que hubiera sido si no hubiera probado este veneno.
Sobre si alguien me preguntara "el tri o yo" la respuesta está clara, no por cabezonería sino porque alguien que me pide tal cosa no puede ser muy bueno para mi vida ni yo para la de esa persona, para que nos vamos engañar.

Saludos!

Nacho Cembellín dijo...

Es que la Diega es una portera de cuidado....;(

Mildolores dijo...

Todo son etapas que vamos pasando. Me parece muy sensato eso de que el cambio se producirá de forma natural, según el cuerpo y el estado de ánimo te vaya pidiendo.
Eso sí, a mi que no me den a elegir. Entre mi pareja y la competición, me quedo con mi pareja. ¡Son casi 20 años juntos! Además esto sería complicado, pues a ella le gustan los dorsales tanto como a mi.
Seremos los dos los que cambiaremos algún dia un entreno, un dorsal, unas zapatillas nuevas o un acople para la bici por un libro, un paseo por la Casa de Campo, un perro o el viaje soñado.

misstake dijo...

Por si acaso...
Mantengo mi declaración de IM-tenciones:
"Si dejas el triatlón, yo te dejo a tí"
Y cuando escribo triatlón lo hago en todas sus modalidades.
Sinceramente, creo que sin el tri no funcionaríamos igual.
Evidentemente si es la salud o el tri, las cosas cambian. Ahí no hay opciones.
El secreto está en intentar compaginar las cosas que te hacen feliz.

Muakas!!

misstake dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
akela dijo...

Estoy con "tu chica", coincido contigo en todo misstake

Besicos

P.D. Ah! y hay preguntas que nunca se deben hacer cada uno sabemos con quien estamos y como somos.

Miguel Ángel Castro dijo...

Hoy he coincidido por primera vez con David Diego, que me ha parecido un tipo fantástico, con un físico privilegiado, pero, lo que es más importante, con una cabeza "muy bien amueblada". Ha sido un breve espacio de tiempo, pero suficiente para percatarme de su fuerza moral. Por cierto, ¡casi me saca de punto!. Espero coincidir en más ocasiones contigo y quedas invitado, como te dije, a la grupeta del Doña Brígida. Te dejo el enlace de mi blog:
http://mcastroa.blogspot.com
Y el enlace de la web de la grupeta con la que salgo los Domingo:
http://cisal.terapad.com
Un saludo muy cordial

misstake dijo...

Dicen que la primera impresión es la que cuenta, pero ya te darás cuenta cuando le conozcas un poco más de que exageras...

davidiego dijo...

me sonrojas pero me temo que misstake tiene razón, aunque me esforzaré para estar a la altura.