jueves, 17 de junio de 2010

opio

Mientras muchos de los que por aquí pasan dedican sus intereses al culto del deporte uno y trino, el resto del imperio sigue la gran religión monoteísta del balón. Algunos nos reconocemos animistas de corazón, pues el deporte puede estar en cualquier cosa que nos impulse a superarnos, a veces de modo compartido, otras a solas, desde la primigenia carrera a pie de los humildes a la futurista efe1 de los ricos. Otros se erigirán en sacerdotes de un culto que creen único y del que creen saberlo todo.


En este territorio, y gran parte del orbe, las masas sólo siguen este deporte. Realmente es fácil practicarlo, cualquier cosa a la que se le pueda dar una patada nos hace soñar con los coches y los ligues de los grandes astros. El poder lo pone fácil, todas las ligas imaginables disponibles en veinte cadenas de televisión, ya incluso en 3D. Ya desde la más tierna infancia los más pequeños son aleccionados y escogen unos colores que no abandonarán jamás, aunque por el camino hayan cambiado de pareja o chaqueta tres o cuatro veces.



El balón es el opio de la masa, la adormece y distrae de sus preocupaciones. Consume camisetas que valen la suma de todo lo que lleva puesto y se hipoteca por hacer viajes para seguirlo o comprar pantallas cada vez más grandes para mejor verlo. El balón es la cocaína de la masa, la incita a sacar su barbarie dormida, disimulada en el rebaño y azuzada tanto por victorias como por derrotas.

(no pongo imagen de la Roja porque podrían exigirme derechos de imagen, imagínalos aquí)

Y de las tinieblas surgieron un grupo de semidioses. Ganaron una copa sobre las demás naciones europeas e hicieron olvidar sus problemas a todos los que por sus colores se sintieran representados. No teníamos fin, éramos poderosos, podemos con cualquier cosa. Dos de los tres diarios más leídos son deportivos, quitando la última página dedicada a la programación de televisión y otras ocho dedicadas a otros deportes, todo es fútbol. La mitad de los telediarios son fútbol. Cuando no hay noticia todo es noticia, fichajes, estornudos, declaraciones, contradeclaraciones, política y negocios hechos por directivos deportivos...




Y nos creemos capaces de todo. Nos creemos cualquier cosa.

Ganamos algo y somos los mejores. Perdemos un encuentro y no valen para nada.


Nuestro equipo, la selección del Estado, ha sido capaz de unirnos en este país dividido, con muchas susceptibilidades capaces de ser heridas. No es la selección española, es la Roja. Aclaro que en Chile también denominan así a sus mejores futbolistas. Así cualquiera puede animarla sin necesidad de identificarse con la caduca y desprestigiada rojigualda. Todos, sin distinción, podemos fundirnos en un único abrazo vestidos de rojo.


Personalmente me gustan los colores. Los de la roja y los de la rojigualda.



Encima se ríen de nosotros. Reconozco que es un sacrificio perder un mes de vacaciones tras una dura liga que a duras penas terminan por sus jornadas extenuantes de dos horas de entreno diarias, y encima van obligados a un país donde es invierno (casi como aquí). Pero lo hacen por sus familias, cientos de ojeadores pueden mejorarles el contrato si tienen una tarde gloriosa y la prima por alzar el trofeo, aunque una minucia comparada con los emolumentos pagados por sus clubes, les alcanza para pasarse una buena farra.

También creo que un jugador se debe a su club. Qué maniobras financieras, pagos de sociedades televisivas que suspenden pagos o venta de millones de camisetas los financien no me ocupa ahora. Una empresa privada, sociedad anónima que dicen, pero gobernada por los mismos que mandan en el mundo real, políticos y especuladores, es la que les paga. Así un jugador sólo debería jugar con su club, y si se puede todo lo demás. Nada de ir con su selección, provincial, autonómica o estatal, perderse unos cuantos partidos importantes y luego venir lesionado.


Representar tus colores debería ser un orgullo. Nada de negociar antes las primas. Primas que salen del dinero de todos, aún cuando una federación pudiera autofinanciarse. Decir que el presupuesto debería dedicarse a las bases quizás sea demagogia en un país que trata a la élite a cuerpo de rey y construye ciudades deportivas y subvenciona viajes a mil y un directivos y sus familias.

Bases que nadie respeta. Los mismos que gritaban Perico o Indurain ahora siguen a Contador, pero siguen echándote a la cuneta. Los que perdonan la siesta para decir qué bueno es este chico de Nadal protestan porque su ayuntamiento cierre una plaza un par de horas para organizar el campeonato deportivo de unos niños. Y así con cualquier actividad física (que los intelectuales españoles hace tiempo que se escondieron) donde uno de los nuestros brille.

Y no tengo nada en contra de ninguna religión,solamente que no me gustan los integristas, ni los drogados.


Mola España.

17 comentarios:

yomordiakofiannan dijo...

no te quejes, que gracias a la Roja no diste un clavo en el turno de la tarde de ayer. Si hasta te viste la aburrida previa y el peñazo de partido mientras te pagaban..

davidiego dijo...

para que veas cómo funcionan las Urgencias, después de las seis empezaron a llegar en autobuses y no había sitio para pasarlos, incluso llegó un tipo con un infarto a las 19h y el dolor le empezó a las 17h...

así que lo que no trabajé de 15 a 18h lo hice con creces después..

Furacán dijo...

Amén.
Ahura que lo pienso prefiero quedarme con las "rojillas" del balonmano y sobre todo con las "azules" de las fotos: Neus, Patricia y María eso sí que es una selección!! :-D

Santa dijo...

Yo me quedo con la selección que forman Aida Valiño y la sub 23 ortega... que a esta hay que verla en ropa de calle... en Fuenteálamo fue la sensación !!! Ay omá!

Bonita última foto!

Yo no vi el partido, me metí a dormir que es mucho más útil.

A mi la selección que me encanta es la de basket, tienen hasta "demasiado" buen rollo y son más majos!

Eso sí, en ciclismo soy un chaquetero... Espartaco Cancellara (con motor o sin él jijiji ) me parece un crack!

tonicendon dijo...

Si señor, opio para las masas que están formadas por individuos carentes de su propia individualidad, no me gusta ninguna bandera y menos la del borreguísimo.

Humberto Cerezo dijo...

Siempre me gustó el futbol pues más que un deporte fue un juego. En cambio, no soy forofo de casi nada, y menos de este negocio tan despropocionado; por lo que no concibo cómo la gente hace de un tío que lo único que sabe hacer bien es darle a la pelota (léase futbol, basket..) un ejemplo de conducta o auténticos dioses...
Tampoco me gusta que el deporte se politice ni que se convierta en una cuestión de estado (con Edurne Pasabán tb tuve esa sensación)

Pero en cuanto a las primas, según tengo entendido la fedaración es una entidad privada que se financia sólo con un 3 ó 4% de capital público, el resto sólo es una parte de los enormes ingresos que generan. Otra cosa distinta es si hablaramos de cuestiones éticas, entonces me callaría, la verdad ;)
Un saludo!

Angel dijo...

No vi el partido y pocos vere de este mundial, pero es verdad que cada vez el futbol esta mas endiosado y el resto de deportes cada vez menos vistos, pero si mas practicados. En fin.

debese dijo...

No nos pasa nada que no pase en otras partes del mundo. En unos sitios el opio es el futbol, en otros es el esqui alpino e incluso en alguna aldea irreductible se vive por y para el triatlon (vease Kona), y en todos mandan los intereses economicos, no nos engañemos.
Estoy de acuerdo Mola España.

MAE dijo...

Como siempre que bien lo has explicado. Me quedo con tu última frase MOLA ESPAÑA!!!, la verdad es que yo soy de esas, aún no gustándome el deporte que se haga siempre estoy con los "rojillos/as", la verdad es que me encanta ESPAÑA en toda su dimensión, es que soy muy "españolita"

Siempre ESPAÑA y/o ROJA

Besicos

edecast dijo...

Como siempre eres mi blogero preferido, no sé si pedirte matrimonio a ti o a Clemente.
Coincido en todo, en lo que escribes y en lo que se adivina sobre el futbol, el deporte, el orgullo patrio y las masas...

Mildolores dijo...

Me voy a chivar a Manu Carreño, Manolo Lama y algún otro mesías y te vas a cagar. ¡Pecador! ¡Hereje!

Atalanta dijo...

Tremenda contradicción la de un país que snifa las noticias deportivas con fruición y que tacha de tonto al que corre una noche de invierno.

JetlagMan dijo...

Macho, ¿te has enterado de que ha perdido Alemania?
Hasta hace poco no se cobraba por jugar la Copa Davis. Creo que debería ser así siempre que se representa al país. Y lo de "soñar con la roja", me hace imaginar noches de pasión con Cristina Almeida.
Saludos, doc.

Anónimo dijo...

Amen.Hermano
Babo

Popi dijo...

Pues en este país están igual de pirados por el "fussball" pero sales con la bici y no tienes el más mínimo problema (aún no me ha pitado ni un coche, estoy flipando...) vas a correr y tanto de lo mismo. Y sino que se lo pregunten a mileidi...

davidiego dijo...

furacán,
listo... ;)

santa,
la última foto mola! (con tu permiso)

toni,
cuidado con los rebaños y los iluminados que los guían.

humberto,
si una federación puede autofinanciarse no debe recibir ayudas del Estado y éste a su vez debe obligarlas a destinar al menos el 50% al deporte base.

angel,
se practica más deporte por goce o por guardar la línea?

debese,
crees que en esa isla se respira triatlón los 365 días del año? en LZ, Florianopolis, Taupo (pueblos pequeños con IM importanes) a los 3días es como si nada hubiera pasado.

mae,
y no hay que avergonzarse de ser así, que es lo que a veces nos quieren hacer creer.

edecast,
porque A. tiene un noséqué, pero qué cosas más bonitas me dices.

mildo,
y esos quiénes son?

atalanta,
es que los deportistas de la tele no salen a esas horas..

don Ramón,
soñar con la roja puede ser un sueño un poco pesado.
sabes que cuando fundes el partido o presidas federación cuentas con mi voto.
un placer verle por aquí.

babo,
cuántos futboleros veganos hay?

popi,
los alemanes son vascos? es que va a ser verdad que no son como nosotros.

ser13gio dijo...

Llevo partido y medio visto, me cago en mis muelas. Eso sí, la futura madre se sabe la mitad de los corredores de supercross americano, los ingenieros jefes de todos los equipos de Formula 1, y quién ganó en GT1 en Le Mans 2008.

Que los manden de vuelta pronto, por el bien de este país analfabeto.
s