viernes, 22 de mayo de 2009

la insoportable fragilidad del triatleta

originalmente publicado el 16 de mayo de 2008

o donde Bulderban refrescó sus pies...

Has desafiado la lluvia. Has luchado contra el viento. Te protegiste de la nieve. Has pasado frío, y has pasado calor. Has soportado miradas y comentarios cuando has regresado de estas batallas. Has arreglado averías sentado en la cuneta. Has aprovechado al máximo las horas de luz. Has madrugado para ir a la sierra, para salir a correr, para ir a nadar, a veces sin desayunar. Has llegado tarde a casa, alguna vez con la preocupación de quien te quiere. Has planificado horarios como si tuvieras un máster en gestión. Has conjugado familia, amigos, trabajo y otras obligaciones con tu mayor afición. Has cambiado turnos para hacer entrenos importantes, a veces alguna competición. Te has gastado los ahorros en ese material que tanto necesitabas dejando de lado otras necesidades más perentorias. Has apretado los dientes cuando no llegabas a las pulsaciones o a los watios que tenías programados. Has hecho largos y largos en la piscina mientras en la calle de al lado cambiaban tus vecinos. Has superado gravilla en las curvas, conductores asesinos, pintura vial mojada, basura en los arcenes, baches en tu camino. Has salido a entrenar aunque te tirase la última herida. Has esquivado las temibles lesiones que tanto te han asustado y dañado en otras ocasiones. Te has privado de caprichos en la mesa por afinar. Has pasado noches sin dormir pensando que no salían las cuentas de los entrenos. Has superado las ganas de mandar todo al infierno cuando el esfuerzo no se ve reflejado y parece que andas peor que el año pasado por estas fechas. Has reído y alguna vez llorado. Has esperado a los compañeros cuando estabas como una moto y has aceptado la última media barrita de tu amigo cuando tu cuerpo se volvió pesado y tu estómago un agujero.


Llega un momento en que deseas que la carrera sea mañana, pero todavía no ha llegado la hora. Desearías congelarte para mantener todas tus propiedades íntegras y estar a salvo de lesiones o indisposiciones indeseadas, que te descongelen dos noches antes. Con un gran plato de pasta delante. Estos últimos días te asaltan mil pensamientos, mil dudas.

Dedicado a todos los que van a LZ la primera, o como si fuera la primera vez.

A todos vosotros, salud física y de material, fuerza y muchas ganas de disfrutar.

12 comentarios:

Diego Santamaría dijo...

Estos días estás sacando la vena literaria con entradas muy logradas, con verdades, sensaciones e historias que todos hemos vivido.

La verdad que estos dias es un placer aún mayor leerte (más de lo que ya era).

La verdad que tal y como lo cuentas a veces parecemos seres superiores (ahora que están de elecciones en el Madrid es un término de moda), pero yo creo que no somos más que unos locos del deporte más, que afortunadamente podemos hacer tres deportes a la vez (afortunadamente digo pq si llueve podemos nadar, si hace calor con la bici se está un poco mejor (un poco por la brisilla que hace, o por poder tirarnos bidones de agua encima) y que aparte nos toca sufrir la parte "mala" de los tres deportes, como puede ser arreglar un pinchazo a -5ºC en medio de una carretera nevada, sufrir horas corriendo en series a ritmos infernales (o simplemente horas y horas corriendo).

Yo solo puedo decir, que desde que me metí hace ya 5 añitos en esto (sí, ya sé que no es nada, pero poco a poco) NO puedo vivir sin ello, sin salir a correr, sin mis salidas en bici (hoy me dan mi BMC :D )

En cuanto pueda (a ver si el finde del 13-14 junio) me paso por SA a hacer visita-entreno.

Un saludooooo (si blogeo desde el curro, es la hora del desayuno)

akela-mae dijo...

Jopelines DD estás sembrado ¡¡qué artículos tan auténticos estás escribiendo!!

Así motivas a cualquiera y eso mola.

¡¡suerte pá tós este finde!!

Besicos.

ser13gio dijo...

Te estás saliendo con las entradas.

Aunque no puedo estar de acuerdo con esto: "Te has gastado los ahorros en ese material que tanto necesitabas...". Vamos ya, si somos como niños pequeños.
s

Jordi dijo...

Felicidades por el relato!!! y a disfrutar de LZ.

(no nos conocemos pero a partir de ahora tienes otro lector del blog)

inma dijo...

Has leido a una PERSONA que es UN EJEMPLO A SEGUIR COMO TRIATLETA y me da a mi QUE TABMIEN COMO PROFESIONAL, AMIGO...

SUERTE DESDE AQUI PARA TODOS..

Emilio dijo...

Lo dicho krak, muy tarde, otro empujon para seguir entrenado, gracias

Laura dijo...

Muy buena entrada, sí señor. Lo pones tan bonito que da ganas de hacerse triatleta! :) Sigue disfrutando.

Furacán dijo...

Como mola esta serie de remakes que te has sacado, y las fotos geniales.

Popi dijo...

Ayer me dieron el alta médica de mi rodilla y permiso para trotar y con el tiempo correr. La semana que viene entreno en la estática del gimnasio y luego a potenciar la pierna... y en cuanto pueda a competir y a volver a ser un corredor de fondo. Y a vivir todo lo que escribiste hace un año!!!

Si que dan ganas de hacerse trialeta... pero es que es tan cansado que me quedo en maratoniano :-)

davidiego dijo...

diego,
mal tengo junio para quedar con vos, ese finde estaré en Zarautz, pero ya nos veremos y pondremos paralelas BMC y P3.
;)

akela-mae,
ésta sería la primera entrada mía que tú leíste.

ser13gio,
qué razón tienes amigo...
me comí las comillas ;p

jordi,
este año no voy a LZ, sino a Calella. Bienvenido.

inma,
suerrrrrrrrrrrrrte a todos!!

emilio,
no necesitas empujones, ya estás lanzado!

laura,
sabes andar, tienes bici y seguro que alguna vez te has metido en el mar, no??

furacán,
sólo hay que tener los ojos abiertos.

enhorabuena científico loco!
poquito a poco llegarás lejos!
qué va a ser esto cansado, si la trimaratón se hace más lenta que la maratón...

Pablo Cabeza dijo...

has hecho aflorar en mi no pocos sentimientos , algunos soterrados ya , pero aun vivos. Gracias por deleitarnos con estas lecturas.

davidiego dijo...

pablo,
poco ocultos tienes tú esos sentimientos, que afloran no más soplando un poquito.. ;)