lunes, 30 de marzo de 2009

en pie

Si habéis llegado aquí es que os atrae el morbo. Si he puesto este cartel es para subir los visitas. Así que un poco de poesía, para alimentar el alma y daros que pensar.



Sigo en pie
por latido
por costumbre
por no abrir
la ventana decisiva
y mirar de una vez
a la insolente
muerte
esa mansa
dueña de la espera.


Sigo en pie
por pereza
en los adioses
cierre y demolición
de la memoria
no es un mérito
otros desafían
la claridad
el caos
o la tortura.


Seguir en pie
quiere decir coraje
o no tener
donde caerse
muerto.

M.Benedetti


Y digo yo, ¿qué pasa si el pie es el que se cae muerto? ¿si un día se cansa de sostenerte? ¿de aguantar tu peso en charcos, de sangrar en veredas, de sufrir en caminos pedregosos, de rozarse con polvo y piedras antes de que se hagan polvo?


La pobre mujer está muerta, aunque su corazón sigue latiendo. Por un tubito de plástico llega la energía insípida a su estómago, pero ya no conoce, no sé si sufre. De vez en cuando alguien va a visitarla, si has tenido un buen día imaginarás que le cuentan cómo ha crecido su nieta y lo bonito que está el huerto, quizás le hagan una caricia en el pelo. O quizás no.

Hoy este pie ha decidido romper el vínculo con su dueña. Estaba triste. Es viudo desde hace unos años. La otra pierna está amputada sobre la rodilla. Él ha decidio desprenderse a media pierna. Quizás el cirujano iguale la altura de la mujer. Quizás no. Tan protegido por fuera y tan pútrido por dentro. Espero que el alma de la mujer esté soñando como cuando era niña desde hace tiempo.

Y con permiso de Jaime, aquí os dejo el enlace a un vídeo.

15 comentarios:

inma dijo...

LA VIDA SON DOS PUÑETEROS DIAS...

Ramón Doval dijo...

Impresionante, doc. Y nos quejamos de las ampollas.

misstake dijo...

Y yo me pregunto ¿cómo es posible dejarse -o que a uno le dejen- llegar hasta eso?

davidiego dijo...

inma,
y quizás merezcan la pena doce horas.

ramón,
las ampollas son signos de que hay vida, si el pie se torna negro y no duele...

misstake,
a mi no me dejes
(quiero decir, déjame que me vaya)

Emilio dijo...

Puffff, no hay nada que comentar con lo que has puesto....

IRONECU dijo...

Creo que se nota que estas mas relajado (entrenos), es ahi cuando nos sorprendes con estos post.

Una imagen vale mas que mil palabras

Popi dijo...

No hacen falta pies para dar un paso tras otro hasta el final si no la voluntad de darlos.

davidiego dijo...

emilio,
vive! di algo!

ironecu,
espero que te haya gustado.

popi,
ahí!
qué tal tus pasos por los festivales?

Mildolores dijo...

¡Redios!, no me extraña que te inspire una entrada.
Por un momento me imagino vivir sin un pie, o sin los dos y tengo que hacer un verdadero esfuerzo por encontrar positividad.

Popi dijo...

LARGOS, pues las muletas los hacen alargarseeeeeeee... hasta bien entrada la noche...

ATALANTA dijo...

Me ha gustado mucho el poema.
Lo del pie y la situación de la mujer es muy triste. Siempre se dice, pero es verdad:y después todo el día quejándonos.

Rachel dijo...

Fuerte, fuerte...como la vida misma...
Respecto Benedetti, muy de moda ahora, sigo pensando que su rima es facilona...
saludos!

Isadora dijo...

Se me da la vuelta todo lo que se encarga de digerir: sea comida... sean ideas.
Qué angustia...

En realidad estamos a un paso de cosas así.
Hay que ser conscientes de ello, para prevenir en el día a día.

Qué suerte estar como estamos!

(Cómo podéis aguantar tanto sufrimiento ajeno diario?... Cómo?).

Furacán dijo...

Tremendo.

davidiego dijo...

mildolores,
estoy contigo.

popi,
;)

atalanta,
no somos nada.

rachel,
Mario y yo tenemos ya más de 15 años de relación, en este poema no rima nada, pero es simple, como la vida, como un pie.

isadora,
cómo soportas tú que un amigo te cuente que están despidiendo compañeros? que cada vez haya más locales vacíos en el centro? que la gente orine en la calle, la ensucie o deje sus coches gotear aceite? cómo soportas que cualquiera pueda traer un niño a este mundo y quien de verdad lo desea tenga que hacer una oposición a cuatro años?
y eso sin leer ni poner la tele,
eso si que es triste, tanto que te inmuniza, y eso es lo más triste.

furacán,
natural.